Razones para echar a un inquilino

11 febrero, 2013 · Archivado en LEGISLACIÓN · Comenta 

Razones para echar a un inquilinoExisten varias razones para echar a un inquilino, según la Ley de Arrendamientos UrbanosDe hecho, la normativa indica los derechos y obligaciones de ambas partes y cuáles son los motivos para proceder al desahucio. Entre ellas, destacan las siguientes:

  • El impago del alquiler o de cualquier importe asumido por el ocupante
  • Falta de pago de la fianza o de su actualización
  • El subarriendo o cesión de la vivienda sin el consentimiento expreso del arrendador
  • Daños malintencionados en la vivienda por parte del inquilino
  • Realización de obras no consentidas por el dueño de la casa
  • Que el arrendatario realice actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas.
  • Destinar el inmueble a otras actividades diferentes a su uso como vivienda habitual.

En cualquier caso, para que el propietario pueda protegerse frente al impago de las rentas, de los daños malintencionados o de los costes del proceso de desahucio, lo más recomendable es contratar un seguro de impago de alquiler, que cubre las cuotas pendientes, los desperfectos y los gastos por defensa jurídica, abogados, procuradores o notarios, entre otros, según las condiciones establecidas en la póliza contratada.

El precio del desahucio de una casa en alquiler

24 septiembre, 2012 · Archivado en LEGISLACIÓN · Comenta 

En el momento en el que un propietario se encuentra con un inquilino moroso debe ser consciente de que va a tener que hacer frente a una serie de gastos. El precio del desahucio de una casa en alquiler dependerá de cada caso y de los profesionales que contrate, ya que cada abogado o procurador tiene unos honorarios preestablecidos.

El precio del desahucio de una casa en alquiler dependerá también de cómo se vayan desarrollando los hechos. Una vez que se interponga una demanda de desahucio, si el inquilino decide pagar la deuda y marcharse de la vivienda los gastos serán más reducidos. Sin embargo, si no paga ni abandona la casa, se procederá a desahuciar al ocupante, lo que supone un desembolso de dinero más elevado.

En un proceso de desahucio tienen que intervenir abogados y procuradores, así como otros profesionales cuyas actuaciones son necesarias, como es el caso del cerrajero encargado de abrir la puerta. Finalmente, puede alcanzar una cifra que ronda los 1.600 euros.

Por este motivo, para reducir el precio del desahucio de una casa en alquiler es fundamental contar con las garantías de un seguro de impago de alquiler, ya que protege al propietario en estas situaciones. Cubre el impago de las rentas hasta en 12 meses para alquileres de hasta 3.000 euros mensuales, los gastos de los profesionales que intervienen en el proceso de desahucio, así como los daños malintencionados que el inquilino pueda provocar en la vivienda, bien por el lanzamiento en si o por cualquier otro motivo.

Evitar el impago en el alquiler de viviendas a estudiantes

13 septiembre, 2012 · Archivado en General · Comenta 

El impago de las cuotas, que tanto preocupa a los propietarios de viviendas en alquiler, puede evitarse si se toman una serie de medidas preventivas. En el caso de los pisos que se alquilan a estudiantes toda precaución es poca, sobre todo para evitar cualquier tipo de percance relacionado con el pago de las rentas, con los desperfectos que ocasionen en la casa o con las molestias que puedan causar a los vecinos.

Para evitar el impago en el alquiler de viviendas a estudiantes, según la revista Erosky Consumer, se pueden seguir los siguientes consejos:

  • Redactar un contrato de alquiler legal, convenientemente registrado en la comunidad autónoma de la vivienda, así como contar con el apoyo de un programa de alquiler. Entre los datos que deben aparecer en el acuerdo destacan, por su importancia, la identidad del arrendador y del inquilino, la idenficación del piso, duración del contrato de alquiler, la cuota mensual, la renta inicial, así como el resto de cláusulas pactadas por ambas partes, siempre de acuerdo con la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).
  • Para evitar el impago en el alquiler de viviendas a estudiantes, es recomendable pedir al inquilino la nómina, o algún documento, en el que se refleje los ingresos de los padres, ya que seguramente serán los que paguen el alquiler.
  • Solicitar una fianza que, según la LAU, es mínimo de un mes, aunque el dueño puede solicitar las cuotas que estime conveniente.
  • Incluir una clausula en el contrato de alquiler por la cual se exija al inquilino respetar las normas de convivencia de la comunidad de vecinos. Así, el propietario evita toda responsabilidad que pueda acarrear las actuaciones de los arrendatarios. Como cualquier punto acordado por ambas partes que se refleje en el escrito, su incumplimiento puede llevar a la rescisión del acuerdo.

Sin embargo, para evitar el impago en el alquiler de viviendas a estudiantes, la medida más eficaz es la contratación de un seguro de impago de alquiler, ya que cubre 12 meses de impago de las rentas, hasta alquileres mensuales de 3.000 euros, así como la defensa jurídica y hasta 3.000 euros por indemnización de gastos por actos vandálicos.

7 razones para interponer demandas por impago

11 septiembre, 2012 · Archivado en LEGISLACIÓN · Comenta 

La Ley de Arrendamientos Urbanos nos da las claves para saber cuáles son los derechos y las obligaciones tanto de los inquilinos como de los propietarios de un inmueble. Además, indica cuáles son las 7 razones para interponer demandas por impago:

  1. El impago del alquiler o de cualquier importe que haya asumido el inquilino en el contrato del alquiler.
  2. Falta de pago de la fianza o de su actualización.
  3. El subarriendo de la vivienda o cesión de la casa sin el consentimiento expreso del dueño.
  4. Que el inquilino provoque daños malintencionados en la vivienda.
  5. Las obras no consentidas por el propietario, siempre y cuando sea necesaria una autorización.
  6. Que en la vivienda se lleven a cabo actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas.
  7. Que el ocupante deje de usar el inmueble como vivienda habitual y la destine a otras actividades.

Para evitar las perdidas económicas por demandas por impago, el propietario puede contratar un seguro de impago de alquiler, ya que cubre las cuotas pendientes que el inquilino pueda dejar, así como los desperfectos que el arrendatario provoque de forma malintencionada por cualquier motivo. Además, en el caso de que sea necesario acudir a las demandas por impago, el seguro cubre los gastos ocasionados por defensa jurídica, así como por la contratación de abogado, procurador o notario, entre otros.

Seguro de impago del alquiler

7 septiembre, 2012 · Archivado en General · Comenta 

Muchos propietarios tienen miedo a alquilar una casa vacía en propiedad por el posible impago de la rentas o por los destrozos malintencionados que pueda causar el inquilino en la vivienda.

Nunca se sabe, a pesar de tomar medidas preventivas e investigar a los ocupantes, las actuaciones que van a llevar a cabo en una casa. Por este motivo, lo más conveniente para poder obtener rendimiento de un piso vacío, es alquilarlo junto a la contratación de un seguro de impago del alquiler.

Para contratar un seguro de impago del alquiler la renta del inquilino no podrá superar el 40% de sus ingresos anuales netos. Además, el propietario deberá entregar la siguiente documentación:

  • DNI del inquilino.
  • Ultimas nóminas del arrendatario y un contrato de trabajo indefinido o con una duración igual o superior a un año.
  • Contrato de alquiler, correctamente redactado y firmado por ambas partes.

El dueño de la vivienda puede disfrutar de las ventajas del seguro de impago del alquiler desde 150 euros hasta un máximo igual al 3,9% de la renta anual. Así, el propietario estará protegido frente a inquilinos morosos, ya que incluye el ingreso de las rentas durante 12 meses de falta de pago, la cobertura de daños malintencionados en la casa, así como los costes de un proceso de desahucio o cualquier otro procedimiento legal incluido en la póliza.

Echar a un inquilino sin contrato de alquiler

30 agosto, 2012 · Archivado en LEGISLACIÓN · Comenta 

Echar a un inquilino sin contrato de alquiler puede parecer más complicado de lo normal, pero no tiene por qué ser así. Un arrendatario que no paga el alquiler nunca tendrá justificación ante la ley, pues que no exista un contrato por escrito no significa que el ocupante de la vivienda pueda eludir su responsabilidad.

Según el artículo 37 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, ambas partes pueden exigir la formalización de un contrato escrito de alquiler, si no es así, un contrato verbal es completamente legal.

El inconveniente para echar a un inquilino sin contrato de alquiler escrito es que el propietario tiene que tener la documentación necesaria para probar que el alquiler ha existido y que actualmente no se está pagando. Igual tiene que hacer el arrendatario si en algún momento tiene que hacer alguna reclamación.

El propietario puede echar a un inquilino sin contrato de alquiler por los puntos establecidas en la ley. Entre ellos se encuentran los mismos que en un contrato de alquiler escrito, como es la falta de pago de las rentas o de la fianza, subarrendar habitaciones, realizar obras sin el consentimiento del dueño o que el inquilino realice actividades molestas, peligrosas o nocivas en la propiedad.

Echar a un arrendatario

2 agosto, 2012 · Archivado en LEGISLACIÓN · Comenta 

El objetivo de alquilar una vivienda en la mayoría de los casos es el beneficio económico. Sin embargo, en muchas ocasiones el dueño del inmueble puede no estar de acuerdo con ciertas prácticas del inquilino. Según la Ley 29/1994 de Arrendamientos Urbanos, el arrendador puede exigir una serie de obligaciones al inquilino, siempre que estén reflejadas en elcontrato de alquiler y el propietario haya cumplido las suyas. En tal caso, se podrá echar a un arrendatario.

Además, existen casos prefijados para la anulación del acuerdo escrito. La que normalmente más importa es la falta de pago del alquiler o pago de gastos asumidos por el arrendatario. La falta de pago de la fianza o su no actualización también están incluidas como causas de cancelación y son motivos para echar a un arrendatario.

El uso de la vivienda se tiene que respetar por parte del inquilino. Si éste subarrienda habitaciones, realiza daños en la propiedad u obras sin consentimiento, el arrendador podrá exigirle su marcha de la vivienda. Además, las actividades que se desarrollen en el inmueble podrán ser un motivo importante para echar a un arrendatario. No podrán tener lugar actividades molestas, insalubres, nocivas o peligrosas, ya que, por ley, el uso y disfrute de la vivienda alquilada debe ser el estipulado.

Echar a un inquilino sin contrato que no paga el alquiler

27 julio, 2012 · Archivado en LEGISLACIÓN · Comenta 

Que no exista un contrato físico no significa que tanto propietarios como arrendatarios puedan dejar de cumplir sus obligaciones. Echar a un inquilino sin contrato que no paga el alquiler, finalmente, sigue el mismo proceso que en el resto de los casos, siempre que el dueño cuente con la documentación necesaria.

Según la Ley de Arrendamientos Urbanos, en su artículo 37, “las partes podrán compelerse recíprocamente a la formalización por escrito del contrato de arrendamiento”, lo que se traduce en que arrendadores e inquilinos pueden exigir la firma de un contrato de alquiler. Sin embargo, esto no significa que un acuerdo verbal no sea completamente legal.

En el caso de que el dueño quiera echar a un inquilino sin contrato que no paga el alquiler, es muy importante que el arrendador haya sido cauteloso y hubiera generado y guardado toda la documentación, como los recibos de los suministros o de los pagos del alquiler, entre otros, que prueben que el piso ha sido alquilado a una determinada persona.

De esta manera, el arrendamiento debe seguir todas las normas especificadas en la ley y, por lo tanto, el contrato de alquiler verbal quedará disuelto si el ocupante realiza cualquiera de las siguientes acciones:

-       Falta de pago de las rentas

-       Subarriendo de habitaciones

-       Obras sin consentimiento del propietario

-       Realizar actividades molestas, peligrosas o nocivas en la propiedad.

Modelo de demanda para un desahucio por precario

19 julio, 2012 · Archivado en LEGISLACIÓN · Comenta 

En el caso de que un propietario haya cedido gratuitamente una vivienda a un amigo o a un familiar por un tiempo determinado y, en el momento de recuperar la casa, el inquilino se niegue a abandonarla, es un requisito indispensable redactar una demanda para un desahucio por precario para que, posteriormente, se celebre un juicio verbal con el objetivo de recuperar la casa.

El modelo de demanda para un desahucio por precario deberá contener la siguiente información:

- Datos del representante legal del demandante y del propietario del inmueble.

- Objeto de la demanda: la petición de un juicio verbal de desahucio por precario.

- Los hechos: pruebas de la compra del inmueble por parte del propietario, fecha de inicio del arrendamiento, el deseo de recuperar la vivienda y el resto de documentos que lo certifiquen.

- El modelo de demanda para un desahucio por precario debe incluir, además, los fundamentos del derecho correspondientes en este caso.

- Fecha y firma.

El modelo de demanda para un desahucio por precario debe ser redactado correctamente por un abogado. Con el seguro de impago de alquiler, los arrendadores cuentan con el apoyo de profesionales dedicados a procesos de desahucio y, además, les permite protegerse frente al impago de las rentas o de los daños que el inquilino, también en este caso, pueda provocar en la vivienda antes de abandonarla.

Desahucio por precario

17 julio, 2012 · Archivado en LEGISLACIÓN · 1 Comentario 

Cada vez es más que frecuente que, aquellos que dispongan de una segunda propiedad, ayuden a familiares o a amigos en una mala situación económica cediéndoles un inmueble de forma gratuita por un espacio limitado de tiempo. Sin embargo, puede pasar que, en el momento de recuperar la vivienda, se encuentren con que los ocupantes no quieran abandonar la casa, por lo que habría que comenzar un proceso de desahucio por precario.

Como en cualquier tipo de desahucio, lo primero que tiene que hacer el propietario es enviar una notificación al inquilino, a través de un burofax, en el que pida expresamente el desalojo de la casa. De no ser así, se llevará a cabo un juicio verbal en el que ambos deberán presentar pruebas de la titularidad de vivienda. Si se demuestra que el propietario es tal, se procederá al desahucio por precario, con la correspondiente indemnización económica.

Para cualquier tipo de incidencia relacionada con el impago de las rentas, los costes de un proceso de desahucio o los gastos producidos por desperfectos malintencionados por parte de los arrendatarios, el propietario puede protegerse con un seguro de impago de alquiler con el que, además, recibirá toda la información necesaria para seguir los pasos correctos y seguir disfrutando, de esta manera, de sus derechos como arrendador en cualquiera de sus formas.

Página Siguiente »

  • Impago de Alquiler