Los recibos del alquiler

22 noviembre, 2012 · Archivado en General · Comenta 

Los recibos del alquiler son un documento indispensable tanto para propietarios como para inquilinos ya que son la prueba de que se ha realizado el ingreso mensual de las rentas. En primer lugar, ambas partes deben acordar cuál será la forma de pago, ya sea en efectivo, por transferencia bancaria o por cheque y, de no ser así, y según la Ley de Arrendamientos Urbanos en su artículo número 17, se realizará en efectivo dentro de los 7 primeros días de cada mes.

En caso de que el pago se realice en metálico, el propietario tiene que entregar, según la normativa,  los recibos del alquiler al arrendatario, incluyendo la siguiente información:

-          Datos de arrendador y del arrendatario

-          Dirección del inmueble alquilado

-          Importe de la renta

-          Importes relacionados con otros conceptos

-          Mes y año

-          Firmas de ambas partes

En este sentido, si el pago de las rentas genera un documento legal que acredite el ingreso, como al realizar una transferencia bancaria, no es necesaria la entrega de los recibos del alquiler.

Por otro lado, para que el dueño de la casa no tenga que preocuparse por el impago de las rentas siempre puede contratar un seguro de impago de alquiler, a través del cual, se protege frente a inquilinos morosos, de desperfectos que los ocupantes puedan provocar en la casa o de los gastos provocados por procesos de desahucio.

Recibo del alquiler

10 agosto, 2012 · Archivado en General · Comenta 

La emisión del recibo del alquiler es muy importante y hay que hacerlo de forma correcta. En primer lugar hay que tener en cuenta el acuerdo que el arrendador y el inquilino tengan a la hora de realizar los pagos, tanto en la cantidad como en la forma.

Según el artículo 17 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), ambas partes pueden pactar la renta libremente pero, si no llegan a ningún acuerdo por contrato, el pago se realizará de forma mensual en los 7 primeros días del mes.

La forma de pago también puede acordarse y realizarlo, por ejemplo, en metálico, por domiciliación bancaria o a través de un cheque.  Si no hay acuerdo por contrato se realizará en metálico en el piso de alquiler. En este caso, el arrendador está obligado a entregar el recibo del alquiler de los pagos realizados. No es necesario cuando el ingreso se realice por otros medios por los que quede constancia del proceso, como en el caso de la domiciliación bancaria, ya que se genera el recibo automáticamente.

El recibo del alquiler debe indicar las cantidades abonadas por los diferentes conceptos que conforman la totalidad del pago y señalar el valor de la renta en vigor. Si el arrendador no entrega el recibo, tendrá que hacer frente a los gastos que repercutan al arrendatario para dejar constancia del pago.

Formato de los recibos de alquiler

1 junio, 2012 · Archivado en LEGISLACIÓN · Comenta 

Un recibo es un documento en el que se deja constancia de haber pagado un producto o un servicio, en este caso el arrendamiento de una vivienda. Es importante que tanto el propietario como el inquilino tengan en su poder los diferentes justificantes que se generen durante la duración del contrato para que, en caso de incidencia, puedan defender sus derechos. Por este motivo, deben  saber, además, las características del formato de los recibos de alquiler.

La renta del alquiler, y según la Ley de Arrendamientos Urbanos en su artículo 17, se pacta libremente entre el ocupante y arrendador y, si no establecen un acuerdo diferente, debe pagarse dentro de los 7 primeros días de cada mes. Una vez realizado el ingreso, el propietario debe entregarle al arrendatario el justificante de pago.

Normalmente, el formato de los recibos de alquiler debe incluir los datos del inmueble que se alquila, o lo que es lo mismo, la dirección del mismo. Igualmente, debe señalar específicamente el importe de la renta y, si los hubiera, el resto de cantidades por otros conceptos. El mes y el año al que corresponde el pago son elementos indispensables, así como los datos de las personas implicadas y su firma correspondiente.

La entrega del resguardo no es necesario si el pago se realiza, por ejemplo, por transferencia bancaria ya que, en este caso, queda constancia del proceso y de los datos del formato de los recibos de alquiler que se generan automáticamente.

Recibos alquiler

23 marzo, 2012 · Archivado en LEGISLACIÓN · Comenta 

La emisión de recibos alquiler es muy importante y hay que hacerlo de forma correcta. En primer lugar hay que tener en cuenta el acuerdo que el arrendador y el inquilino tengan a la hora de realizar los pagos, tanto en la cantidad como en la forma.

Según el artículo 17 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), ambas partes pueden pactar la renta libremente pero, si no llegan a ningún acuerdo por contrato, el pago se realizará de forma mensual en los 7 primeros días del mes.

La forma de pago también puede acordarse y realizarlo, por ejemplo, en metálico, por domiciliación bancaria o a través de un cheque.  Si no hay acuerdo por contrato se realizará en metálico en el piso de alquiler. En este caso, el arrendador está obligado a entregar recibos alquiler de los pagos realizados. No es necesario cuando el ingreso se realice por otros medios por los que quede constancia del proceso, como en el caso de la domiciliación bancaria, ya que se genera el recibo automáticamente.

Los recibos alquiler deberán indicar las cantidades abonadas por los diferentes conceptos que conforman la totalidad del pago y señalar el valor de la renta en vigor. Si el arrendador no entrega el recibo, tendrá que hacer frente a los gastos que repercutan al arrendatario para dejar constancia del pago.

  • Impago de Alquiler